de 327
Caso 215

Tengo una amiga que me pidió les expusiera su caso a ustedes para que la puedan ayudar. Es una mujer que tiene cuatro hijos. El primero de ellos es una niña de trece años que no es hija de su pareja actual... (ellos no están casados).

El problema es que ella encontró a su pareja y a su hija de trece años besándose. Por consiguiente, descubrió un romance entre los dos. Este romance incluía tarjetas y cartas de amor de parte de la hija hacia el hombre.

Él nunca le contó nada a ella sino hasta que los descubrió. Ella tomó la decisión de enviar a su hija donde sus padres, pero su pareja sigue viviendo con ella.... Ella dice que no se puede separar de él por el negocio que ella tiene. No se lo puede confiar a nadie más que a él. (Él le pidió perdón.) Por favor, contésteme este mensaje para imprimírselo y dárselo.

Consejo

Estimada amiga:

¿No le parece interesante que su amiga pueda confiarle a su pareja su negocio pero no su propia hija? Ella ha logrado convencerse de que él no la engañará con sus finanzas a pesar de que la ha engañado moral, emocional y sentimentalmente.

Esa mujer confía en un hombre que obviamente tiene problemas psicológicos y una conciencia deformada. Un hombre adulto que cultiva una relación romántica con una muchachita de trece años de edad es un pedófilo y, si hubiera tenido más tiempo y oportunidad, sin lugar a dudas habría aprovechado la situación para cometer actos sexuales con ella.

No obstante, su amiga optó por quedarse con él y sacar de la casa a su propia hija. Es obvio que una niña de trece años no tiene la culpa y no debe expulsársele de su casa como castigo. Ella está confundida a causa de la atención que le ha prestado un hombre adulto. La pobre niña necesita consejería y apoyo emocional, y en lugar de eso se le trató como si fuera una delincuente, separada de su hogar y de sus hermanos, consciente de que su mamá la traicionó a fin de quedarse con un hombre.

Por lo regular no escogemos los casos de quienes nos han contado el problema de otra persona y no el suyo. Sin embargo, esta situación se ha tratado de un modo que puede perjudicar a esa jovencita por el resto de su vida. Esperamos que su amiga comprenda que debe eliminar de inmediato de su vida a este hombre, y hacerse responsable de su propia hija y cuidarla.

Su amiga necesita con urgencia la ayuda y la sabiduría que da Dios a fin de poner en orden sus prioridades y tomar mejores decisiones. Si ella le pide a Dios que la perdone, en el nombre de Jesucristo, por todos los pecados que ha cometido, Él la perdonará y olvidará todos sus pecados. Y entonces a medida que ella busque la voluntad divina para su vida, Dios le mostrará cómo tomar decisiones sabias para sí misma y para su familia.

Dios quiera que ella siga nuestro consejo,

Linda

Información en este sitio